¿Quieres contactarnos?
Telf. 915 52 17 13 / 601 02 18 10
Slide Blog Escuela Infantil Es-cool
Guardería infantil en El Retiro, Madrid

¿Influye la lectura de cuentos en el cerebro del bebé?

¿Influye la lectura de cuentos en el cerebro del bebé?

 La lectura en voz alta de cuentos infantiles se considera un recurso para estimular la atención y desarrollo cognitivo de los niños. Sin embargo, hasta ahora no se sabía desde qué edad el cerebro del bebé está preparado para reaccionar a los estímulos de esa narración.

En un estudio reciente, publicado en la revista Child Development,  indican que a partir de la temprana edad de seis meses, los bebés ya se fijan visualmente y memorizan mejor los personajes de los cuentos infantiles cuando tienen un nombre: la “Gata Flora”, en vez de simplemente “la Gata”, por ejemplo. Y esto, a su vez, ayudará al desarrollo de su lenguaje.

Este experimento, que ha sido coordinado por la investigadora Lisa S. Scott, que lleva más de una década estudiando cómo funciona la atención de los bebés, consistía en monitorizar la actividad cerebral de los niños -a los seis y nueve meses- con técnicas de seguimiento ocular y electroencefalograma.

En ese tiempo, los padres leyeron en casa a sus hijos una media de 10 minutos de cuentos infantiles con “etiquetas individuales” (nombres propios) o “etiquetas de categoría” (descripción del animal) o ninguna etiqueta. El grupo de bebés que recibió libros con personajes identificados con nombres propios mostró una actividad cerebral mayor al reconocer a sus protagonistas en las imágenes mientras sus padres leían el cuento.

Para Jara Acín y Rivera, psicóloga infantojuvenil y co-autora del libro ¡Ayúdale a despegar! (Editorial Aurum Volatile)  “Los estudios indican que hay una mejoría en el vocabulario, entre otros beneficios de la lectura. Pero estas investigaciones se han centrado en el desarrollo de las capacidades cognitivas a través del acto de la lectura, y olvidan mencionar elementos que tienen un efecto directo en el desarrollo del cerebro del niño: el desarrollo emocional, que a través del vínculo facilita y expande el desarrollo cognitivo. Leer en voz alta implica una dedicación y una presencia que, en sí mismas, ya son beneficiosas para el desarrollo del bebé”.

Considera que, leer a los bebés con intención -no de forma automática-, poniendo atención a la prosodia, la entonación, las pausas, intercambiando miradas y usando gestos que acompañen la lectura pueden hacer más por el desarrollo cerebral del bebé que solamente la escucha pasiva de un cuento.

“La lectura intencional tiene un efecto de “sincronizador de hemisferios”. No solo del izquierdo, poco desarrollado cuando son tan pequeños, sino del derecho, que se identifica con lo emocional de forma predominante. Por otro lado, el hecho de que los cuentos en los que los protagonistas tengan nombre sean mejor aceptados, se relaciona con la idea de que el pensamiento infantil es muy concreto, por lo que resulta más sencillo identificarse con un sujeto concreto, Pepito, que con la idea de un perro en general”, añade la psicóloga.

Otra de las recomendaciones para que la lectura familiar tenga efectos beneficiosos en el desarrollo del niño es repetir durante varios días el mismo cuento. Eso permitirá que se fije más en el personaje e incluso en el mensaje que tenga el cuento cuando alcance la edad para comprenderlo.

A los cuatro meses de vida, los bebés empiezan a articular sonidos y gorgojeos que se convierten en balbuceos a los seis meses, cuando adquieren su condición social. Y a partir de los nueve meses, las primeras palabras que identifican los objetos y seres queridos cercanos van articulando el lenguaje.

En este artículo tan interesante que reproducimos dan pautas para que la lectura en voz alta  a los niños tenga un resultado beneficioso y les ayude en su desarrollo, aunque el estudio al que hace referencia sólo se queda con la parte beneficiosa del desarrollo de las capacidades cognitivas a través del acto de la lectura, tal y cómo indican, si en vez de limitarnos a leerles el cuento de forma pasiva lo narramos, el efecto en su cerebro será más beneficioso y les ayudará  más adelante, a expresarse mejor, comunicarse, escuchar con atención, aprender a escribir y leer mejor y más rápidamente, desenvolver una iniciativa creadora, desarrollar la imaginación y la creatividad. 

Vía: Artículo en El País 





Miércoles, 21 de Marzo de 2018